martes, agosto 08, 2006

Cuento fractal. Primera visita.

Rovy era un hombre. Gordo aunque alto, moreno aunque de ojos claros. Guapo a pesar de todo, solía decir su mujer.
Ahora, Rovy sin mujer, seguía siendo guapo.
Caminaba por la calle, y al cruzar la esquina del rosado almacén no pudo evitar sonreir. El coche amarillo estaba allí. Levaba dando vueltas por las manzanas colindantes diez o quince minutos, sin recordar donde lo había dejado. En realidad tampoco le urgía encontrarlo, pues iba pensando en la historia que quería escribir. "Cuento fractal", así había decidido que se llamaría. Este cuento que le rondaba la cabeza hacía tiempo, podía terminar con el gusanillo por la literatura y las matemáticas que tenía desde hacía años. Ese gusanillo que nunca había podido saciar. No habia podido, veces por falta de tiempo, veces por falta de dedicación y veces por falta. Al subir al coche y antes de arrancar, se sacó un trozo de papel del bolsillo y lo tiró. El viento se lo llevó. El lo vio volar.

Perso es un chico. Delgado aunque alto, rubio aunque de ojos claros. Guapo a la luz del día, dice su madre; hermoso a la luz de la noche, dice su vecino; un queso a todas horas, dice su novia.
Ahora, Perso con mujer, es un hombre atractivo.
Avanza por un camino de tierra canela, sin pensar en muchas cosas, sino en una. No entiende que problema puede haber en casarse con dos mujeres, si ellas están de acuerdo. Este peso que le achanta hace meses, debe tener solución sin hacerse musulmán, piensa él. También lo piensa su amigo Tirpo. Lo de las dos mujeres, no lo de casarse. Al llegar a su bicicleta, se sube con intención de partir. Un trozo de papel en los radios delanteros le hace dudar. Al tomarlo, lee, "notas para un cuento fractal". Yo no escribo cuentos, piensa Perso.

Tirpo será un chico fuerte aunque alto, y se rasurará la cabeza por la moda. Sus ojos claros, le permitirán ser visto como un joven guapo. O eso dirán las chicas del barrio.
Después, Tirpo con marido, será un hombre irresistible.
Correrá por los andenes, con el sudor empapándole las cejas, para no perder el metro. Llegará apresurado a la casa c, en la calle Mandelbrot. Subirá un complicado o complejo numero de escalones, y a la señorita, que recibe cuentos para un concurso, le entregará un folio manuscrito. Tirpo no ganará el concurso. Quedará segundo, con el cuento "Notas para un cuento Fractal". El ganador será Rovy, con el cuento "Cuento Fractal. Primera Visita."
.

4 comentarios:

popileroy dijo...

A mi me recuerda este cuento mucho, a muchos de los que leí una noche de vinos, junto al dueño del piso, mientras alguno dormía, y las drogas distorsionaban. Leimos casi el libro entero.....y eso, por lo que veo, te influyó bastante.
Felicidades, llegarás a ser un gran Cronopio.

BAR dijo...

BUEN BLOG, ME GUSTÓ TU CUENTO, NO ESCRIBO TAN BIEN COMO TU PERO ESPERO UN DIA PUEDAS PASEARTE POR MI BLOG, SALUDOS

pandora dijo...

saludos , te vi por el blog de mi tata y me dije vamos hacerle una visita, besitosss y enorabuena por todo.
www.lacajadepandora.ya.st/

Esther Hhhh dijo...

HOla Chicharrero, te devuelvo la visita, un placer, veo que reflexionas sobre todo. Bueno, me quedé con los juegos adictivos de estrategia, probaremos a ver que tal... ¿me adiciré a ellos?
En cuanto a tu blog... Interesante, sin duda. Sigue contando historias, y sobretodo sigue reflexionando.
Ah, espero que las veladas en casa con películas de videoclub (que yo ya no sé donde alquilar porque han cerrado todos los que había cerca de mi casa), ps2, cervecitas, palomitas y lo que sea no se conviertan en algo prohibido. De ser así me suicido, jajajajjajaaja...
Besos