miércoles, septiembre 06, 2006

Una gota cae.

Una gota de agua cae. Cae por la orilla de la hoja, se desliza, engorda en el extremo, se empieza a descolgar, y cuando el tiempo parece congelarse asombrado por este acontecimiento, la gota se estira imitando el salto del angel, cayendo despreocupada hacia un precipicio lleno de aventuras.
Ya en el aire en su caída, simula planeos de gaviota, y mira con descaro a su alrededor, guiñando el ojo a las gotas que encuentra posadas en ramas, pistilos y troncos. Por un momento cree que va a desnucarse, por efecto del viento en su voluble vientre, pero no sucede. Mira hacia abajo valiente, y ve como se acercan mil posibilidades de existencia, y conocedora de la imposibilidad de decidir cual, cierra los ojos y sueña.

Quisiera quizás caer en bota de leñador y viajar por el bosque, con él. Acompañarlo en su soledad, tras la muerte de su mujer, y quizás escurrirse en el cuero de esta bota, y permanecer con el hasta una futura y seguramente lejana limpieza. En esta si ocurriera podría tomar el río Gutupio, y con otras gotas llegar mas abajo, donde los animales están encerrados para la matanza y allí morir dignamente en un bebedero.
Pero seguramente no ocurra así y con suerte cae en lomo de ardilla, y en unas cuantas horas, mientras se escurre por los duros pelos color moka, la ardilla sube a una buena rama y la dispone para otro salto.

Una gota cae al suelo y apaga de una manera muy compromtida para su apariencia, un cigarrillo en la hojarasca, y en medio de un humedo alarido, desaparece tras una cortina de vapor, envidia de buen mago.

El principe de Asturias no se lo van a dar, pero simplemente porque no buscan a los pequeños heroes que todos los días sacan adelante este puñetero mundo. Es mas facil sin duda, buscar a un destacado en medio de recortes de prensa. Pero eso es otra historia

5 comentarios:

BAR dijo...

EL AGUA EN CUALQUIERA DE SUS PROCESOS ES BELLA...SALUDOS

Esther Hhhh dijo...

Sencillamente conmovedor. Me ha encantado, Chicharrero... Oye, para la vuelta del programa radiofónico de "lo que las palabras no dicen" espero sinceramente que me dejes tus relatos... Avisaré en mi blog de este acontecimiento y volveré a recordar el enlace para poder escucharlo, por lejos que se esté de mi.
Y volviendo a tu gota, me han dado ganas de ser una minúscula e insignificante gotita de agua... Precioso.
Besitos

maria noel dijo...

q capacidad hay aqui para q cada segundo sea eterno, cada movimiento en camara lenta,me lleva al momento del acontecimiento

Leithient dijo...

Y seguramente esa pequeña gota de agua será más importante que el destacado de los recortes de prensa.

marilyn dijo...

Es precioso, en un momento me has trasladado a Galicia, el miedo, la ansiedad y el enorme alivio que se respiró el día que por fín llovió.
Gracias