sábado, julio 29, 2006

Salò o un rato de pesadilla televisiva.

Sentado mi trasero en el sofa, enfoco el televisor con mi apagada y taciturna mirada. El calor me aplasta el riego neuronal, y antes de buscar mundos oscuros en la almohada, hago zapping en nuestro televisor, de cuya marca no me quiero acordar.
Me encuentro al borde de la desidia generalizada , cuando mi mente atrapa la siguiente escena.

Dos tipos muy bien vestidos en una escalera de lo que parece ser una gran mansión. Van precedidos mientras ascienden por los escalones, por una decena de chicos y chicas, que las suben como si fueran perros. Éstos además de ir atados con correas de las usadas con aquellos mamiferos, van en cueros, desnudos, como dios los trajo al mundo unos diecisiete años atrás.
Al llegar al final de la escalera, entran en una habitación de altos techos, austera pero con una pensada decoración de estilo colonial. Allí esperan sentados alrededor de unas pequeñas mesas unas seis o siete personas mas, todas muy bien vestidas.
Los chicos avanzan tal canes, recibiendo filetes y otros alimentos, cual jauría no humana. Alguno es fustigado hasta la inconsciencia, por no querer comer cual chucho, y otros, humillados hasta el punto de recibir comida con clavos de hierro en su interior.

Llegados a este punto, ¿de que película estamos hablando?.
De la para mí hasta ayer desconocida, Saló o 120 jornadas en Sodoma.

Vaya peliculita. Se meten un banquete de mierda, que segun he leído por ahí, fue recreado con salsa de chocolate y mermelada de naranja amarga. Desde el sofá donde tenia mi trasero postrado parecia mierda, auténticos truños de heces humanas; mr mojo, vamos.
Pier Paolo Pasolini, es el "pasadillo" que dirige tal recreación de la crueldad humana, en esta vejatoria representación de la especie de bicho que somos y hasta donde en principio podemos llegar. Tengo entendido que esta basada en una novela del Marqués de Sade; de quien si no.
Ciertamente que la pelicula no tiene desperdicio, en el sentido de que no conocia cosa parecida. Es del año 1975, por lo que encima aporta un color, medio desteñido, al horripilante desfile de acciones depravatorias.
Sin duda una experiencia irrepetible por la novedad, y por lo inapetecible de la idea de repetir.
Pero hay que verla, esta ahí.
Como colofón, parece que los DVD de la susodicha, se cotizan a unos precios de unos 1000 euros, por la escasez de los mismos. De los CD's no de los euros.

1 comentario:

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Eres muy ingenioso. Me ha agradado descubrir tu blog. Llegué aquí desde la guarida del amigo Messy Blues (http://grillasinpartido.blogspot.com). Tengo un blog con algunos amigos, escribimos comentarios humorísticos sobre política, desde México.
El pedote de Fecal
http://elpedotedefecal.blogspot.com

¡Saludos!