viernes, octubre 05, 2007

Bacanales culinarias.

El otro día esperaba a una amiga por fuera del laboratorio de urgencias del hospital donde trabaja. Mientras me paseaba por el pasillo colindante a la puerta donde podía aparecer, paso una enfermera (quizas celadora) empujando una cama donde se encontraba tendida y "enchufada" una medio moribunda y mayor mujer. La sanitaria le decía a la paciente que en que pensaba, a lo cual le respondía la mujer que no pensaba en nada. La empujadora insistió en que en algo estaría pensando, y que si no lo hacia que lo hiciera en algo bueno, en algún recuerdo bueno. Siguieron su marcha y me dió por pensar que la enfermera le decia que pensara por ejemplo en su primer polvo. Habida cuenta de la edad de la mujer a lo mejor el primer polvete pues no habia sido nada agradable, dada la incrementada brutez de los masculinos de hace setenta u ochenta áños, no hubiera sido de extrañar. Quizas incluso la mujer se habia quedado para vestir santos, por lo que ese tipo de recuerdos la dejaran peor.

Sentencié entonces que lo mejor hubiera sido recomendarle a la mujer que pensara en la mejor comilona que recordara. Al fin y al cabo todo ser humano con cierta edad se ha pegado algun buen banquete. Esto siempre con independencia de los ingredientes, pues para cada uno siempre ha habido cosas mas apatecibles -lechazo, bacalao a brás, steak tartare para el que escribe- como algunas otras que ni puede uno ver -sesos o tuétano para el que suscribe-, pero siempre puede uno haber disfrutado de uno, varios o muchos banquetes-comilonas dignas de mención.

Esto me pareció que podría ser una buena manera de recopilar anecdotas variopintos. Para realizar esta recopliación he diseñado un esquema que sirviera un poco de vara de medir.

Creo que esto podría servir:
  • Motivo: Indispensable recordar el motivo o excusa por la cual se monta semejante bacanal culinaria.
  • Lugar: Otro indispensable. Aquí deberíamos matizar no solo la localidad (pueblo, villa, ciudad, etc...) sino la ubicación concreta con pelos y señales (restaurante Amados, la mesa pegada al fondo a la izquierda, Mesón el Guto salon de reservados) y el horario.
  • Comensales: Aquí se recogen el número de gargantas a la mesa y una sencilla aproximación sobre la relación que los une.
  • Comida: La descripción de la comida debe ser lo mas clara en la descripción del plato, pero incorporando las valoraciones de la misma. Debe incorporar los siguientes apartados ni mas ni menos.
  • Entrantes:
  • Primer Plato:
  • Plato Fuerte:
  • Vinos:
  • Postres:
  • Cafes, infusiones, jereces,etc...
  • Copas:
  • Sobremesa y anecdotario: Anécdotas sucedidas tanto en la comida como en la propia sobremesa.
  • Baile: Aqui incluimos tocatas, bailes o cualquier otro evento erótico festivo que ocurriera en las inmediaciones horarias a la susodicha comida.

Bueno quedo expectante a vuestras aportaciones.

Incorporo una plantilla para copiar la estructura y escribir sobre ella:

Motivo:
Lugar:
Comensales:
Comida:

Entrantes:
Primer Plato:
Plato Fuerte:
Vinos:
Postres:
Cafes, infusiones, jereces,etc...
Copas:

Sobremesa y anecdotario:
Baile:

Pues nada lo dicho.

.

3 comentarios:

humo dijo...

Esto me pasa por entrar al buen tuntún en los blogs. ;)

Folken dijo...

Bufff, yo bacanales no he hecho ninguna. Comer hasta casi vomitar si, pero dejaría casi todos lso campos vacios, y en la mayoría de los casos es sin motivo.

Lo Haze dijo...

Comer es tan delicioso, como hacer el amor...
Placer solo placer.
y porque debo recordar algo tan superficial como todo eso
acaso debo recordar donde cogi, con quien,
el solo hecho de repetir la experiencia basta. los detalles sobran...